Una abeja en el café

abeja cafeFui a un café de Palermo y pedí un espresso. Me trajeron el café más minúsculo de mi vida.
Tomé un sorbo. Estaba tibio.
Se posó una abeja en el borde de la taza.
La soplé para que se volara.
Se cayó adentro.
Peleó contra el café. Movió mucho el aguijón, supongo que en una suerte de instinto estertóreo.
Se quedó quieta y sentí pena por ella.
Pagué 90 pesos por un micro sorbo de café espresso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s